La contaminación del agua: Todo lo que necesitas saber

Nuestros ríos, embalses, lagos y mares se están ahogando en productos químicos, residuos, plásticos y otros contaminantes. A continuación te explicamos por qué y qué puedes hacer para ayudar.
Ir a la sección

El poeta británico W. H. Auden dijo una vez: “Miles han vivido sin amor, ni uno solo sin agua”. Sin embargo, aunque todos sabemos que el agua es crucial para la vida, la desperdiciamos de todos modos. Alrededor del 80 por ciento de las aguas residuales del mundo se vierten—en su mayoría sin tratar—en el medio ambiente, contaminando ríos, lagos y océanos”.

Este problema generalizado de contaminación del agua está poniendo en peligro nuestra salud. El agua insalubre mata cada año a más personas que la guerra y todas las demás formas de violencia juntas. Mientras tanto, nuestras fuentes de agua potable son limitadas: menos del 1 por ciento del agua dulce de la Tierra es realmente accesible para nosotros. Si no se toman medidas, los retos no harán más que aumentar de aquí a 2050, cuando se espera que la demanda mundial de agua dulce sea más de un tercio que la actual.

Al leer este artículo, puedes beber un vaso de agua fresca y clara y pensar que la contaminación del agua es un problema...en otro lugar. Pero, aunque la mayoría de los estadounidenses tienen acceso a agua potable, se han encontrado contaminantes potencialmente dañinos—desde arsénico hasta cobre y plomo—en el agua del grifo de todos los estados de la nación.

Aun así, no nos sintamos desesperanzados ante la amenaza del agua limpia. Para comprender mejor el problema y lo que podemos hacer al respecto, a continuación, se ofrece una visión general de lo que es la contaminación del agua, sus causas y cómo podemos protegernos.

¿Qué es la contaminación del agua?

La contaminación del agua ocurre cuando sustancias nocivas—a menudo sustancias químicas o microorganismos—contaminan un arroyo, un río, un lago, un océano, un acuífero u otra masa de agua, degradando la calidad del agua y haciéndola tóxica para los seres humanos o el medio ambiente.

¿Cuáles son las causas de la contaminación del agua?

El agua es especialmente vulnerable a la contaminación. Conocida como “solvente  universal”, el agua es capaz de disolver más sustancias que cualquier otro líquido de la tierra. Es la razón por la que tenemos Kool-Aid y cascadas azules brillantes. También es la razón por la que el agua se contamina tan fácilmente. Las sustancias tóxicas procedentes de las granjas, las ciudades y las fábricas se disuelven fácilmente en ella y se mezclan con ella, lo que provoca la contaminación del agua.

Tipos de contaminación del agua

Agua subterránea

Cuando la lluvia cae y se filtra en las profundidades de la tierra, llena las grietas, hendiduras y espacios porosos de un acuífero (básicamente un almacén subterráneo de agua), se convierte en agua subterránea, uno de nuestros recursos naturales menos visibles pero más importantes. Casi el 40 por ciento de los estadounidenses dependen del agua subterránea, bombeada a la superficie de la tierra, para beber. Para algunos habitantes de zonas rurales, es su única fuente de agua dulce. Las aguas subterráneas se contaminan cuando los contaminantes—desde los pesticidas y fertilizantes hasta los residuos lixiviados de los vertederos y los sistemas sépticos—llegan a un acuífero, haciéndolo inseguro para el uso humano. Eliminar los contaminantes de las aguas subterráneas puede ser difícil o imposible, además de costoso. Una vez contaminado, un acuífero puede quedar inutilizado durante décadas, o incluso miles de años. Las aguas subterráneas también pueden propagar la contaminación lejos de la fuente original de contaminación al filtrarse en los arroyos, lagos y océanos.

Agua superficial

El agua superficial cubre aproximadamente el 70 por ciento de la tierra, es la que llena nuestros océanos, lagos, ríos y todas las demás partes azules de nuestro planeta. El agua superficial procedente de fuentes de agua dulce (es decir, de fuentes distintas al océano) representa más del 60 por ciento del agua que llega a los hogares estadounidenses. Pero una parte importante de esa agua está en peligro. Según los estudios más recientes de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) sobre la calidad del agua a nivel nacional, casi la mitad de nuestros ríos y arroyos y más de un tercio de nuestros lagos están contaminados y no son aptos para nadar, pescar y beber. La contaminación por nutrientes, que incluye nitratos y fosfatos, es el principal tipo de contaminación en estas fuentes de agua dulce. Aunque las plantas y los animales necesitan estos nutrientes para crecer, estos se han convertido en un importante contaminante debido a los residuos agrícolas y a la escorrentía de los fertilizantes. Los vertidos municipales e industriales también aportan su cuota de toxinas. También está toda la basura que la industria y las personas vierten directamente en los cursos de agua.

El agua del océano

El ochenta por ciento de la contaminación de los océanos (también llamada contaminación marina) se origina en tierra, ya sea en la costa o en el interior. Contaminantes como los productos químicos, los nutrientes y los metales pesados son transportados desde las granjas, las fábricas y las ciudades por los arroyos y los ríos hasta nuestras bahías y estuarios; desde allí viajan hasta el mar. Mientras tanto, los desechos marinos—sobre todo el plástico—son arrastrados por el viento o por los desagües pluviales y las alcantarillas. Nuestros mares también se estropean a veces por vertidos y fugas de petróleo—grandes y pequeños—y absorben constantemente la contaminación de carbono del aire. El océano absorbe hasta una cuarta parte de las emisiones de carbono producidas por el hombre.

Fuente puntual

Cuando la contaminación se origina en una sola fuente, se denomina contaminación puntual. Algunos ejemplos son las aguas residuales (también llamadas efluentes) vertidas legal o ilegalmente por un fabricante, una refinería de petróleo o una instalación de tratamiento de aguas residuales, así como la contaminación por fugas en los sistemas sépticos, los vertidos químicos y de petróleo y los vertidos ilegales. La EPA regula la contaminación puntual estableciendo límites sobre lo que puede verter una instalación directamente en una masa de agua. Aunque la contaminación puntual se origina en un lugar concreto, puede afectar muchos kilómetros de vías fluviales y al océano.

Fuente no puntual

La contaminación de fuentes no puntuales es la derivada de fuentes difusas. Entre ellas se encuentran la escorrentía de aguas agrícolas o pluviales, o los desechos arrastrados a las vías fluviales desde la tierra. La contaminación de fuentes no puntuales es la principal causa de contaminación de las aguas de Estados Unidos, pero es difícil de regular, ya que no hay un culpable identificable.

Transfronteriza

No hace falta decir que la contaminación del agua no puede ser contenida por una línea en un mapa. La contaminación transfronteriza es el resultado del vertido de agua contaminada de un país en las aguas de otro. La contaminación puede ser el resultado de una catástrofe—como un vertido de petróleo—o del lento deslizamiento de un vertido industrial, agrícola o municipal.

Los tipos más comunes de contaminación del agua

Agricultural


Algas verdes tóxicas en el embalse de Copco, en el norte de California

Aurora Photos/Alamy

El sector agrícola no sólo es el mayor consumidor de recursos de agua dulce en el mundo, ya que la producción agrícola y ganadera utiliza alrededor del 70 por ciento de las reservas de agua superficial de la Tierra, sino que también es un grave contaminador del agua. En todo el mundo, la agricultura es la principal causa de la degradación del agua. En Estados Unidos, la contaminación agrícola es la principal fuente de contaminación en ríos y arroyos, la segunda en humedales y la tercera en lagos. También es una de las principales responsables de la contaminación de los estuarios y las aguas subterráneas. Cada vez que llueve, los fertilizantes, plaguicidas y desechos animales de las granjas y explotaciones ganaderas arrastran nutrientes y patógenos—bacterias y virus, por ejemplo—a nuestras vías fluviales. La contaminación por nutrientes, causada por el exceso de nitrógeno y fósforo en el agua o en el aire, es la principal amenaza para la calidad del agua en todo el mundo y puede provocar la proliferación de algas, una sopa tóxica de algas verdeazuladas que puede ser perjudicial para las personas y la fauna.

Aguas residuales

Las aguas usadas son aguas residuales. Provienen de nuestros lavabos, duchas e inodoros (piense en el alcantarillado) y de actividades comerciales, industriales y agrícolas (piense en metales, disolventes y lodos tóxicos). El término también incluye la escorrentía de las aguas pluviales, que se produce cuando las precipitaciones arrastran las sales de las carreteras, el aceite, la grasa, los productos químicos y los desechos de las superficies impermeables a nuestras vías fluviales.

Según las Naciones Unidas, más del 80 por ciento de las aguas residuales del mundo retornan al medio ambiente sin ser tratadas o reutilizadas; en algunos países menos desarrollados, la cifra supera el 95 por ciento. En los Estados Unidos, las instalaciones de tratamiento de aguas residuales procesan unos 34 mil millones de galones de aguas residuales al día. Estas instalaciones reducen la cantidad de contaminantes como los patógenos, el fósforo y el nitrógeno de las aguas residuales, así como los metales pesados y los productos químicos tóxicos de los residuos industriales, antes de verter las aguas tratadas de nuevo en los cursos de agua. Eso es cuando todo va bien. Pero según los cálculos de la EPA, los sistemas de tratamiento de aguas residuales de nuestro país, envejecidos y que se desbordan fácilmente, también vierten cada año más de 850 mil millones de galones de aguas residuales sin tratar.

Contaminación del petróleo

Puede que los grandes vertidos dominen los titulares, pero los consumidores son los responsables de la gran mayoría de la contaminación por petróleo en nuestros mares, incluyendo el aceite y la gasolina que gotea de millones de coches y camiones cada día. Además, casi la mitad del millón de toneladas de petróleo que se calcula llegan al medio marino cada año no procede de vertidos de petroleros, sino de fuentes terrestres como fábricas, granjas y ciudades. En el mar, los derrames de petroleros suponen alrededor del 10 por ciento del petróleo en las aguas de todo el mundo, mientras que las operaciones regulares de la industria naviera—a través de los vertidos legales e ilegales—contribuyen con alrededor de un tercio. El petróleo también se libera de forma natural desde el fondo del océano a través de fracturas conocidas como filtraciones.

Sustancias radiactivas

Los residuos radiactivos son cualquier tipo de contaminación que emite radiaciones más allá de lo que libera naturalmente el medio ambiente. Se crean en las minas de uranio, en las centrales nucleares y en la producción y pruebas de armas militares, así como en las universidades y hospitales que utilizan materiales radiactivos para la investigación y la medicina. Los residuos radiactivos pueden persistir en el medio ambiente durante miles de años, lo que hace que su eliminación sea un gran reto. Pensemos en el centro de producción de armas nucleares de Hanford, en Washington, donde se espera que la limpieza de 56 millones de galones de residuos radiactivos cueste más de 100 mil millones de dólares y durarán hasta 2060. Los contaminantes liberados accidentalmente o eliminados de forma inadecuada amenazan las aguas subterráneas, las aguas superficiales y los recursos marinos.

¿Cuáles son los efectos de la contaminación del agua?

En la salud de los seres humanos

Para decirlo sin rodeos: La contaminación del agua mata. De hecho, causó 1,8 millones de muertes en 2015, según un estudio publicado en The Lancet. El agua contaminada también puede enfermar. Cada año, el agua insalubre enferma a unos mil millones de personas. Por lo que las comunidades de bajos ingresos corren un riesgo desproporcionado porque sus hogares suelen estar más cerca de las industrias más contaminantes.

Los patógenos transmitidos por el agua, en forma de bacterias y virus causantes de enfermedades procedentes de los desechos humanos y animales, son una de las principales causas de enfermedad por agua potable contaminada. Entre las enfermedades que se propagan por el agua insalubre están el cólera, la giardia y la fiebre tifoidea. Incluso en los países ricos, los vertidos accidentales o ilegales de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales, así como la escorrentía de las granjas y las zonas urbanas, aportan patógenos nocivos a las vías fluviales. En los Estados Unidos, miles de personas enferman cada año de legionelosis (una forma grave de neumonía que se contrae a partir de fuentes de agua, como torres de refrigeración y agua corriente), y los casos aparecen desde Disneylandia, en California, hasta el Upper East Side, en Manhattan.

Una mujer utiliza agua embotellada para bañar a su hijo de tres semanas en su casa de Flint, Michigan

Todd McInturf/The Detroit News/AP

Mientras tanto, la situación de los habitantes de Flint, Michigan—donde las medidas de reducción de costos y el envejecimiento de la infraestructura del agua crearon una crisis de contaminación por plomo—ofrece una visión descarnada de lo peligrosa que puede ser la presencia de sustancias químicas y otros contaminantes industriales en nuestra agua. El problema va mucho más allá de Flint e implica mucho más que el plomo, ya que una amplia gama de contaminantes químicos—desde metales pesados como el arsénico y el mercurio hasta pesticidas y fertilizantes nitrogenados—continuamente entran en nuestros suministros de agua. Una vez ingeridas, estas toxinas pueden causar una serie de problemas de salud, desde cáncer hasta un desbalance hormonal y daños en el funcionamiento del cerebro. Los niños y las mujeres embarazadas corren un riesgo mayor.

Incluso nadar puede suponer un riesgo. Cada año, 3,5 millones de estadounidenses contraen problemas de salud como erupciones cutáneas, conjuntivitis, infecciones respiratorias y hepatitis a causa de las aguas costeras cargadas de residuos, según estimaciones de la EPA.

Sobre el medio ambiente

Para prosperar, los ecosistemas sanos dependen de una compleja red de animales, plantas, bacterias y hongos, todos los cuales interactúan, directa o indirectamente, entre sí. El daño a cualquiera de estos organismos puede crear un efecto en cadena, poniendo en peligro entornos acuáticos enteros.

Cuando la contaminación del agua provoca una floración de algas en un lago o entorno marino, la proliferación de nutrientes recién introducidos estimula el crecimiento de plantas y algas, lo que a su vez reduce los niveles de oxígeno en el agua. Esta escasez de oxígeno, conocida como eutrofización, asfixia a las plantas y los animales y puede crear “zonas muertas”, donde las aguas están esencialmente desprovistas de vida. En algunos casos, estas floraciones de algas nocivas también pueden producir neurotoxinas que afectan a la fauna, desde las ballenas hasta las tortugas marinas.

Los productos químicos y los metales pesados procedentes de las aguas residuales industriales y municipales también contaminan los cursos de agua. Estos contaminantes son tóxicos para la vida acuática—lo que a menudo reduce la duración de la vida de un organismo y su capacidad de reproducción—y se abren paso en la cadena alimentaria a medida que el depredador se come a la presa. Así es como el atún y otros peces grandes acumulan grandes cantidades de toxinas, como el mercurio.

Los ecosistemas marinos también están amenazados por los desechos marinos, que pueden estrangular, asfixiar y hacer morir de hambre a los animales. Muchos de estos residuos sólidos, como las bolsas de plástico y las latas de refresco, son arrastrados por las alcantarillas y los desagües pluviales y acaban llegando al mar, convirtiendo nuestros océanos en una sopa de basura y, a veces, consolidándose para formar parches de basura flotante. Los equipos de pesca desechados y otros tipos de desperdicios son responsables de dañar a más de 200 especies diferentes de vida marina.

Mientras tanto, la acidificación de los océanos dificulta la supervivencia de los mariscos y los corales. A pesar de que absorben aproximadamente una cuarta parte de la contaminación por carbono creada cada año por la quema de combustibles fósiles, los océanos se han vuelto más ácidos. Este proceso hace más difícil que los mariscos y otras especies desarrollen sus conchas y puede afectar al sistema nervioso de los tiburones, los peces payaso y otras especies marinas.

¿Qué puedes hacer para prevenir la contaminación del agua?

Con tus acciones

Es fácil reprender a la compañía petrolera que tiene una fuga en un buque cisterna, pero en la actualidad todos somos responsables en cierta medida del problema de la contaminación del agua. Afortunadamente, hay algunas formas sencillas de prevenir la contaminación del agua o, al menos, de limitar tu contribución a ella:

  • Infórmate sobre las cualidades únicas del agua del lugar donde vives. ¿De dónde procede tu agua? ¿Se tratan las aguas residuales de tu casa? ¿Hacia dónde fluyen las aguas pluviales? ¿Se encuentra tu zona en situación de sequía? Empieza a hacerte una idea de la situación para poder descubrir dónde tendrán más impacto tus acciones, y comprueba si tus vecinos están interesados en participar.
  • Reduce tu consumo de plástico y reutiliza o recicla el plástico cuando puedas.
  • Desecha correctamente los limpiadores químicos, los aceites y los artículos no biodegradables para evitar que se vayan por el desagüe.
  • Mantén tu coche para que no pierda aceite, anticongelante o refrigerante. Si tiene un jardín, considere la posibilidad de ajardinarlo para reducir la escorrentía y evite aplicar pesticidas y herbicidas.
  • No tires los medicamentos viejos por el inodoro. Tíralos a la basura para evitar que entren en las vías fluviales locales.
  • Ten en cuenta que viertes en las alcantarillas pluviales, ya que esos residuos no suelen ser tratados antes de ser vertidos en las vías fluviales locales. ¿Ves una alcantarilla pluvial obstruida por la basura? Límpiala para así mantener la basura fuera del agua. (También ayudará a evitar las molestas inundaciones de las calles en caso de tormenta fuerte).
  • Si tienes un cachorro, asegúrate de recoger su materia fecal.

Con tu voz

Una de las formas más efectivas de defender nuestras aguas es hablar en apoyo de la Ley de Aguas Limpias, que ha ayudado a responsabilizar a los contaminadores durante cinco décadas, a pesar de los intentos de las industrias destructivas de reducir su autoridad. Pero también necesitamos una normativa que se adapte a los retos actuales, como los microplásticos, los PFAS, los productos farmacéuticos y otros contaminantes para los que nuestras plantas de tratamiento de aguas residuales no están preparadas, y esto es sin mencionar el agua contaminada que se vierte sin tratar.

Dígale al gobierno federal, al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos y a sus funcionarios electos locales que apoyen la protección del agua y las inversiones en infraestructura, como el tratamiento de aguas residuales, los programas de eliminación de tuberías de plomo y la infraestructura verde para la reducción de las aguas pluviales. Además, infórmate de cómo tú y tus allegados pueden participar en el proceso de elaboración de leyes. Nuestras vías fluviales públicas están al servicio de todos nosotros. Todos deberíamos poder opinar sobre su protección.


Esta historia fue publicada originalmente el 14 de mayo de 2018 y ha sido actualizada con nueva información y enlaces.


Esta historia de NRDC.org está disponible para republicación en línea por los medios de comunicación o las organizaciones sin fines de lucro bajo estas condiciones: El escritor/la escritora debe ser acreditado/a con el nombre del autor/autora; debe tener en cuenta de manera prominente que la historia fue publicada originalmente por NRDC.org y tiene un enlace al original; la historia no se puede editar (más allá de cosas simples como elementos de tiempo y lugar, estilo y gramática); no puedes revender la historia de ninguna forma ni otorgar derechos de republicación a otros medios; no puedes volver a publicar nuestro material al por mayor o automáticamente, debes seleccionar historias individualmente; no puedes volver a publicar las fotos o gráficos en nuestro sitio sin un permiso específico; debes enviarnos una nota para informarnos cuando has utilizado una de nuestras historias.

Explainer

The upcoming U.S. Supreme Court case is nothing less than a judgment on the Clean Water Act itself.

NRDC in Action

For decades, residents of this majority-Black suburb of New York City have been dealing with a noxious infrastructure crisis with little recourse. Finally, they’re getting some relief.

Western Dispatch

The humble bivalves, which concentrate everything from heavy metals to cancer drugs in their tissues, provide an ideal way for scientists to monitor nearshore water health.

Southeast Dispatch

The rollback jeopardizes the streams that flow into the state’s rivers, lakes, and bays, millions of acres of wetlands across the country, and the drinking water supply.

Guide

Litter, sewage, plastic, and other pollutants do more than just ruin the beauty of the beach. They are closing down coastal areas, destroying marine life, and making people seriously sick.

Southwest Dispatch

The PFAS-laden firefighting foam used in training exercises at military bases easily slips into groundwater supplies, tainting everything around it.

onEarth Story

With their latest rollback, the president and the EPA chief show that they either don’t understand how water pollution works—or simply don’t care.

Southeast Dispatch

As droughts parch the Southeast, interstate squabbles heat up over the Tennessee River (and the Chattahoochee . . . and the Flint . . . and the Apalachicola).

You Asked, We Answered

Seth Siegel, author of the new book “Troubled Water: What’s Wrong with What We Drink,” says we must change people’s mind-sets and get to the root of the issue to ensure safe drinking water for everyone.

Guide

Ugly, foul-smelling and sometimes toxic, algal blooms are becoming more common in freshwater ecosystems like rivers, lakes, ponds, and reservoirs. Here’s a look at how excess algae can impact the environment—and human health.

Midwest Dispatch

In a move that could open the door to industrial waste and interstate squabbles, the Ohio River Valley Water Sanitation Commission is making its water quality standards voluntary.

Southwest Dispatch

The fate of southern Arizona’s embattled San Pedro River could hinge on whether the government acts to protect the nearly extinct Arizona eryngo—and in doing so puts the brakes on groundwater pumping that’s draining the landscape.

Guide

From fertilizer runoff to methane emissions, large-scale industrial agriculture pollution takes a toll on the environment.

Guide

A growing number of communities—both coastal and inland—are finding themselves underwater. Extreme weather, sea level rise, and other climate change impacts are increasingly to blame. Here’s a look at what links flooding and our warming world.

Voices

More than 100 craft breweries from across the country, including Brooklyn Brewery and New Belgium Brewing Company, are joining NRDC to explain why clean water is essential for great-tasting beer.

Guide

By relying on plants, soil, and natural systems to manage rainfall runoff, green infrastructure tackles urban water woes and boosts climate resilience. Here’s how.

onEarth Story

After an illegal dumping of close to 2,000 tons of dangerous sludge and contaminated materials across the street from two schools, a Kentucky community struggles with what to do next.

onEarth Story

As the Trump administration ratchets up its rhetoric demanding billions for a wall, American communities along the Mexico border are in need of basic services, like reliable sewage treatment.

Profile

Lizzie Carr is shining a light on what is floating through the world’s waterways, and breaking athletic records along the way.

Latest News

Here’s why this environmental and public health win is so important.

Ginger Unzueta/Offset
Policy Primer

The Trump administration wants to open our waterways back up to pollution.

Sewer
Northeast Dispatch

The Big Apple’s combined sewer system is 150 years old—and in desperate need of improvement.

NRDC in Action

Toxic algal blooms are suffocating waterways from the Gulf of Mexico to Lake Erie.

Southeast Dispatch

For drinking water, flood control, climate defense, habitat protection, fishing, swimming, and, of course, craft beer.

Personal Action

Todos podemos ayudar a evitar la contaminación del agua y la escorrentía.

onEarth Story

The cruel and un-American folly of shutting down the EPA’s environmental justice program.

Southeast Dispatch

Thanks to the Mississippi River’s trash stream, the Gulf has some of the highest concentrations of plastic in the world.

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.