Nuevo informe: el potencial de la agricultura ecológica

Vue Her is a Hmong farmer who grows Asian specialty crops near Fresno, CA.

Lance Cheung/USDA

Nuestro sistema alimentario está en peligro, con una creciente inestabilidad en la agricultura debido al cambio climático, la inseguridad alimentaria generalizada y la continua dependencia de productos químicos que amenazan la salud y el medio ambiente. Es hora de prestar más atención —y recursos— a soluciones probadas y comprobadas.

La agricultura ecológica es un punto de partida ideal. El nuevo informe del NRDC, Grow Organic: The Climate, Health, and Economic Case for Expanding Organic Agriculture, publicado en colaboración con el Swette Center for Sustainable Food Systems de la Universidad Estatal de Arizona y Californians for Pesticide Reform, incorpora las últimas investigaciones científicas sobre los amplios beneficios de los sistemas de agricultura ecológica, y ofrece las opiniones de más de una docena de agricultores y ganaderos ecológicos de todo el país que trabajan en todas las escalas de este campo. También explica los escollos de nuestro sistema agrícola actual y ofrece recomendaciones políticas concretas sobre cómo aumentar los beneficios de la agricultura ecológica.

Nuestro clima, nuestra salud y nuestra economía necesitan más agricultura ecológica

A diferencia de la agricultura convencional, que depende de pesticidas y fertilizantes que consumen muchos combustibles fósiles y que socavan la salud humana y contaminan el aire, el agua y el suelo, la agricultura ecológica se basa en un conjunto de principios y valores que se centran en la diversidad ecológica, los materiales naturales y la salud del suelo. Para ser certificados como “ecológicos”, los agricultores y ganaderos deben adherirse a un conjunto de prácticas respaldadas científicamente, enraizadas en el conocimiento indígena de los ecosistemas y ahora definidas en la ley federal, que tratan la agricultura y la naturaleza como un sistema holístico e interrelacionado, tanto por debajo como por encima del suelo.

Abono para suelos sanos, cultivos de cobertura, rotación de cultivos; Control natural de plagas; Protección del ecosistema; Respetuoso con el clima y resistente; Definido legalmente y verificado por terceros.
No hay fertilizantes sintéticos; Pocos pesticidas sintéticos; Sin antibióticos ni hormonas de crecimiento; Sin OGM, ni irradiación, ni lodos residuales; Pocos aditivos alimentarios.

La agricultura ecológica reduce las emisiones y aumenta la resiliencia

La agricultura ecológica reduce la huella de los gases de efecto invernadero (GEI) al evitar la mayoría de los insumos basados en los combustibles fósiles, y crea resiliencia climática al promover suelos sanos, diversificar los cultivos alimentarios y apoyar los hábitats de la vida silvestre y la biodiversidad que están amenazados. Los datos muestran que las granjas ecológicas emiten menos óxido nitroso al evitar los fertilizantes y pesticidas químicos que se utilizan habitualmente en la agricultura convencional, y la producción ganadera ecológica genera menos emisiones de metano en comparación con las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO) convencionales.

Al construir un suelo sano que retiene el agua y almacena el carbono, la agricultura ecológica también crea resiliencia y estabiliza nuestro suministro de alimentos frente a la sequía y otras condiciones meteorológicas extremas que se producirán con mayor frecuencia en un clima cambiante.

La agricultura ecológica protege y promueve la salud

La agricultura ecológica reduce drásticamente la exposición a los pesticidas, que causan graves problemas de salud agudos y crónicos a los trabajadores agrícolas y a las comunidades cercanas a las granjas convencionales. Los productores ecológicos también evitan la gran mayoría de los productos químicos y otras sustancias que están permitidas en los alimentos no ecológicos, y limitan la contaminación de los cursos de agua con fertilizantes y residuos.

Lo ecológico contribuye a la prosperidad y revitaliza las comunidades

La agricultura ecológica genera una vitalidad económica y un crecimiento importante para los agricultores y las comunidades agrícolas. Los investigadores han identificado “áreas de interés ecológico” en todo los Estados Unidos, donde el aumento de la producción orgánica genera nuevos puestos de trabajo, reduce el desempleo y estimula el crecimiento de los negocios agrícolas en toda la región. Una generación emergente de jóvenes agricultores ha descubierto que la agricultura ecológica puede ser productiva y rentable, lo que permite a estos agricultores mantenerse en el negocio y ampliar la producción para los mercados locales y regionales.

La agricultura ecológica necesita apoyo federal (y estatal) para alcanzar todo su potencial

Lamentablemente, las inversiones federales en asistencia técnica, investigación y comercialización no han estado a la altura del rápido y constante crecimiento del sector ecológico. Un aumento significativo de la financiación para la agricultura orgánica —a través de la Ley Agrícola y en todo el gobierno federal— es mucho tiempo, especialmente cuando los agricultores y ganaderos están cada vez más interesados en las prácticas sostenibles y la capacidad de recuperación frente al cambio climático. Tenemos que ampliar los programas existentes que apoyan la agricultura y la ganadería orgánica, desarrollar otros nuevos, y garantizar que lo orgánico es para todos, incluidos los productores y las comunidades de color que no han sido atendidos de manera justa por las políticas agrícolas federales o nuestro sistema alimentario.

En 2021, el Departamento de Agricultura gastó sólo el 2 por ciento de su presupuesto de investigación en la agricultura ecológica.

Nuestro informe ofrece recomendaciones políticas detalladas para aumentar el potencial de la agricultura orgánica, tales como:

Reducir las barreras a la producción ecológica: Los productores que buscan la certificación ecológica deben emprender un proceso largo, desafiante y financieramente arriesgado, generalmente con poco apoyo del gobierno. Necesitamos más recursos que apoyen la transición a la producción orgánica ecológica, especialmente para los negros, indígenas y otras personas de color (BIPOC), y tenemos que dedicar una parte equitativa de la investigación, la asistencia técnica y otras inversiones públicas en la agricultura para facilitar el camino hacia la certificación orgánica.

Promover la equidad en la agricultura ecológica: Los productores BIPOC se enfrentan a obstáculos únicos y significativos dentro del sector orgánico, que deben ser abordados para asegurar que el sector orgánico representa y sirve a diversas comunidades. El Congreso y el Departamento de Agricultura (USDA por sus siglas en inglés) deben priorizar una serie de servicios específicos para las regiones geográficas y comunidades con poca inversión, incluyendo el sureste, las tribus y los productores que no hablan inglés.

Expandir los mercados y aumentar el acceso a los productos ecológicos: El gobierno federal puede ayudar a crecer los mercados de alimentos orgánicos y aumentar el acceso a los alimentos saludables mediante el aprovechamiento de su propio poder adquisitivo. Los alimentos orgánicos deben ser priorizados en todos los programas de alimentos del gobierno y en las guías de compra para las agencias.

Tener en cuenta los “costos reales” en la elaboración de normas: Los procesos actuales para evaluar los beneficios y las cargas de nuestras inversiones públicas tienden a valorar los beneficios económicos privados para las empresas por encima de los costos públicos de los daños ambientales, sanitarios y sociales, si es que esos costos se tienen en cuenta. El USDA debería, en cambio, analizar el conjunto completo de costos y beneficios de las normas para alinear mejor las inversiones públicas con los beneficios públicos.

Después de 20 años de producción orgánica regulada por el gobierno federal, con un apoyo y financiación mínimos de las políticas públicas, el sector ecológico ya ha superado las expectativas, creciendo a un ritmo que supera con creces el de la producción convencional, fuertemente subvencionada. Establecer lo orgánico como una prioridad nacional es una inversión esencial en nuestro futuro.

About the Authors

Lena Brook

Director, Food Campaigns, Healthy People & Thriving Communities Program

Allison Johnson

Senior Attorney, Health & Food, Healthy People & Thriving Communities Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.